Es difícil entender exactamente que es la fibromialgia. Actualmente la comunidad médica tiene muchas dudas al respecto y sigue bajo investigación continua, puesto que, a pesar de ser un síndrome diagnosticado en el siglo XVIII por primera vez, su comprensión sigue siendo motivo de estudio. En la actualidad entre un 2% y un 4% de la población sufre de fibromialgia. Además de entre ellos, el 80% son mujeres mayoritariamente con edad comprendida entre los 30 y los 60 años.

Es una condición crónica y muy compleja. Consta de muchos factores que afectan a todos los sistemas del cuerpo, los cuales se manifiestan con dolor muscular y óseo generalizado de difícil explicación y sensación dolorosa a la presión en unos puntos específicos (puntos dolorosos también llamados puntos gatillo) acompañado de sensación de fatiga y otros síntomas.

Sus efectos se dejan sentir principalmente en las partes blandas del cuerpo, como son los músculos, tendones y ligamentos.

El grado de afectación es diferente de un día para otro. El dolor puede ser intermitente o constante, empeorando con los cambios bruscos de temperatura.

Puntos de dolor fibromialgia

Síntomas de la fibromialgia

El dolor es el principal síntoma y el más fácilmente identificable. Sin embargo, no es el único, y a menudo viene acompañado de muchos otros síntomas diferentes. Algunos de los cuales son:

  • Dolor generalizado
  • Debilidad muscular
  • Fatiga prolongada tras cualquier esfuerzo físico o mental
  • Marcadas contracturas musculares
  • Migrañas
  • Trastorno del sueño con insomnio y mala calidad del mismo que no es reparador.
  • Sintomatología neurológica con hipersensibilidad sensorial a la luz, los olores y los ruidos.
  • Disfunción neurovegetativa con mareos frecuentes, palpitaciones, episodios de sudoración profusa.
  • Sintomatología inmunológica con odinofagia (problemas para tragar y con la garganta) recurrente, entumecimiento matutino generalizado.
  • Aftas orales de repetición.
  • Síndrome seco con xerostomía (sequedad bucal) y xeroftalmía (sequedad ocular)
  • Sintomatología ansioso-depresiva reactiva y crisis de ansiedad.
  • Parestesias (hormigueo y tumefacción)
  • Colon irritable

¿Cuál es el diagnostico?

Para evaluar la enfermedad no hay pruebas objetivas. El diagnóstico es clínico y se establece por la exclusión de otras patologías y por la presencia de síntomas y signos característicos. Se descartan otras entidades orgánicas inductoras de fatiga como enfermedades infecciosas crónicas, inmunológicas, endocrinológicas, neoplásicas y psiquiátricas.

Los criterios actuales para el diagnóstico exigen la presencia de dolor crónico generalizado, en combinación con dolor a la presión entre 11 y 18 puntos específicos (puntos gatillo).

Puntos gatillo

¿Qué la ocasiona?

La mayoría de los casos de fibromialgia comienzan después de hechos que pueden considerarse puntuales. Tales como problemas familiares,  infecciones bacterianas o víricas, situación de divorcio, accidentes de trafico…

Enfermedad de cara

En ocasiones, la fibromialgia aparece después de sufrir enfermedades que debilitan el organismo (cáncer, artritis reumatoide, lupus…)

Todo esto no parece que sea la causa, sino que despierta una anomalía oculta de la capacidad de respuesta a determinados estímulos dolorosos.

De momento, una de las cosas que demuestra la investigación es que los enfermos de fibromialgia tienen muy bajo el nivel de sustancias básicas para el control del dolor como es el caso de la serotonina.

La ansiedad y la depresión no son la causa de la enfermedad, pero sí se producen como reacción al malestar continuado que provoca la enfermedad. Al tratarse de enfermedades crónicas, van muy unidas y con el tiempo se aumentan los síntomas.

Leer más: causas completas.

Tratamiento de la fibromialgia

Al tratarse de una enfermedad desconocida no existe aún un tratamiento farmacológico realmente efectivo.

El tratamiento es complejo y se necesita la combinación de diferentes modalidades terapéuticas. Algunas de las recomendaciones a seguir en un tratamiento multidisciplinar y en diferentes áreas:

  • Educacional: Con tal de conseguir conocer mejor la enfermedad y aprender a vivir con ella.
  • Farmacológica: Para tratar el dolor, la depresión y la ansiedad.
  • Rehabilitadora: Para recuperar la condición física, con una gimnasia de mantenimiento suave y progresivo.
  • Psicológica: Para mejorar el estado emocional y conseguir controlar el estrés.
  • Ocupacional: Para conocer cómo afrontar las dificultades funcionales de la vida cuotidiana.

Tratamiento rehabilitacion

Se ha de tener en cuenta que mucha gente afectada ha pasado muchos años sin saber realmente qué le pasaba. Por eso es una forma muy importante de terapia la educación sanitaria, la información y la comunicación con otras personas afectadas y así reunir la mayor información para tratar dicha enfermedad.

Medicamentos y otras terapias

Ante todo, recomendamos siempre consultar a nuestro médico antes de tomar cualquier medicamento de forma voluntaria. La automedicación tiene claros riesgos, y no recomendamos esta práctica sin estar seguro de lo que estamos tomando.

Dicho esto, existen una serie de medicamentos y tratamientos para paliar al máximo posible los posibles efectos de la fibromialgia. Algunos de ellos son:

  • Medicamentos para conservar la falta de serotonina: Fluoxetina, paroxetina.
  • A parte de toda la medicación, se necesita una rehabilitación física con una gran variedad de terapias a fin de conseguir una mejora en la calidad de vida del paciente:
  • Masajes: Para calmar y aumentar la circulación de la sangre en los músculos dolorosos.
  • Quiropráctica: Para reconocer el sistema nervioso a través del cerebro, la médula espinal y los nervios y controlar las funciones del cuerpo. Además se intenta corregir la alineación de las vértebras.
  • Medicamentos que disminuyen el dolor: Paracetamol, Ibuprofeno, lirica, tramadol.
  • Osteopatía: Empleando métodos físicos y medicinales en el sistema musculo-esquelético.
  • Ejercicios de bajo impacto: Tales como caminar, hacer ejercicio en piscinas de agua caliente y estiramientos suaves.
  • Nutrición: Alimentación sana, uso de vitaminas y suplementos para apoyar el sistema inmune.
  • Medicamentos para disminuir la ansiedad y los espasmos musculares: Benzodiazepinas tales como diazepam, alprazolan, lorazepam.
  • Acupuntura: Un tratamiento de inserción de agujas muy pequeñas en puntos anatómicos específicos llamados conductores de energía.

Leer más: medicamentos y terapias alternativas.

Medicamentos fibromialgia

Enfermedad en investigación constante

Como hemos dicho antes, la fibromialgia es una enfermedad en constante investigación y desarrollo de nuevos métodos para disminuir los efectos que causa en el sistema. Es un síndrome frustrante y difícil de entender. Incluso se ha llegado a dudar de que todo el malestar fuese real, y no fruto de un trastorno psicológico.

Sabemos que puede ser difícil explicar esta situación a familiares y amigos. Afortunadamente, en la actualidad existe mucha información al respecto (y cada vez más) acerca de este síndrome, y siempre es buena idea informar a tus seres queridos para ayudarles a entenderlo.

Siempre recomendamos considerar la idea de unirse a un grupo de ayuda y apoyo de personas que comparten tu misma afección. También te invitamos a seguir nuestro registro de noticias sobre esta enfermedad o seguirnos en las redes sociales para estar informado en todo momento de los nuevos avances. Ante todo, ten siempre presente que no estás sol@, y hay mucha gente dispuesta a apoyarte en este camino.